Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:

1.3 ¿Evolución o creación?

¿Creación o coincidencia?

El cuerpo humano parece haber evolucionado. Sin embargo, como seres humanos, nos diferenciamos fundamentalmente de los animales. Mientras que los animales se conforman con ser tal cual son, los humanos buscan algo más allá de lo finito, de las cosas creadas.

Nuestro deseo parcialmente abstracto de la máxima felicidad – una felicidad que va más allá de lo que podemos ver aquí y ahora – sostiene la idea de que tenemos un alma inmortal. El alma es lo que nos hace ser nosotros mismos, y nos da la capacidad de elegir conscientemente el bien o el mal. El alma es creada por Dios. La Evolución trata del cuerpo; El relato de la creación nos da una perspectiva de lo que se aloja en ese cuerpo: el alma. Ambos son necesarios si queremos entender mejor el mundo como Dios lo creó.

> Leer más en el libro

Evolución y creación no se excluyen. La evolución es evidente en la naturaleza; nosotros, con nuestra alma, hemos sido creados por Dios.

La sabiduría de la Iglesia

¿Cuál es la importancia de afirmar “En el principio Dios creó los cielos y la tierra “(Gen 1,1)?

El significado es que la creación es la base de todos los planes de salvación de Dios. Muestra el amor omnipotente y sabio de Dios, y es el primer paso hacia el pacto del único Dios con su pueblo. Es el comienzo de la historia de la salvación que culmina en Cristo: y es la primera respuesta a nuestras preguntas fundamentales con respecto a nuestro origen y destino. [CCIC 51]

¿Puede alguien aceptar la teoría de la evolución y seguir creyendo en el Creador?

Sí, aunque es un tipo diferente de conocimiento, la fe está abierta a los hallazgos e hipótesis de la ciencia.

La teología no tiene competencia científica, y las ciencias naturales no tienen competencia teológica. Las ciencias naturales no pueden descartar dogmáticamente la posibilidad de que haya procesos resueltos en la creación: por el contrario, la fe no puede definir específicamente cómo estos procesos tienen lugar en el curso del desarrollo de la naturaleza. Un cristiano puede aceptar la teoría de la evolución como un modelo explicativo útil, siempre que no caiga en la herejía del evolucionismo, que considera al hombre como el producto aleatorio de procesos biológicos. La evolución presupone la existencia de algo que puede desarrollarse. La teoría no dice nada acerca de dónde vino ese “algo”. Además, las preguntas sobre el ser, la esencia, la dignidad, la misión, el significado y, por lo tanto, sobre el mundo y el ser humano no pueden responderse en términos biológicos. Así como el “evolucionismo” sobrepasa un límite por un lado, también lo hace creacionismo por el otro. Los creacionistas toman ingenuamente datos bíblicos (por ejemplo, para calcular la edad de la tierra, citan los seis días de trabajo en Génesis 1). [YouCat 42]

¿Cómo el alma y el cuerpo forman una unidad en el ser humano?

La persona humana es un ser a la vez corporal y espiritual. En el ser humano el espíritu y la materia forman una sola naturaleza. Esta unidad es tan profunda que, gracias al principio espiritual que es el alma, el cuerpo que es materia, se convierte en un cuerpo humano viviente y participa en la dignidad de la imagen de Dios. [CCIC 69]

¿Qué es el alma?

El alma es lo que hace a cada persona un ser humano: su principio de vida espiritual y su ser más íntimo. El alma hace que el cuerpo material sea un cuerpo humano viviente. A través de su alma, el ser humano es una criatura que puede decir “yo” y presentarse ante Dios como un individuo irremplazable.

Los seres humanos son criaturas corporales y espirituales. El espíritu de una persona es más que una función de su cuerpo y no puede explicarse en términos de la composición material de la persona. La razón nos dice que debe haber un principio espiritual que esté unido con el cuerpo pero no idéntico a él. Es lo que llamamos “alma”. Aunque la existencia del alma no puede “probarse” científicamente, el ser humano no puede ser entendido como un ser espiritual o intelectual sin aceptar este principio espiritual que trasciende la materia. [YouCat 62]

¿De dónde proviene el alma del ser humano?

El alma humana es creada directamente por Dios. No es “producida” por los padres.

El alma del ser humano no puede ser el producto de un desarrollo evolutivo a partir de la materia o el resultado de una unión generativa del padre y de la madre. Con cada ser humano, una persona espiritual única viene al mundo: la Iglesia expresa este misterio diciendo que Dios le da un alma que no puede morir; incluso si la persona pierde su cuerpo en la muerte, lo encontrará nuevamente en la resurrección. Decir “Tengo un alma” significa que Dios me creó no solo como una criatura, sino como una persona y me llamó a una relación con él que no tiene fin.  [YouCat 63]

Esto es lo que dicen los Padres de la Iglesia

Por su Palabra, Dios llama a la existencia a todas las cosas que son, las dispone de acuerdo con su sabiduría y las guía por su bondad… su verdadera magnitud solo conocida por él mismo. Nuestra inteligencia es demasiado limitada para comprenderlo. [Minucio Félix, Carta a Octavio, 18 (ML 3, 290)]