Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:
abdij

2.25 ¿Cómo comenzó la vida monástica?

Los romanos, los concilios y los Padres de la Iglesia

Ya entre los primeros cristianos había personas que elegían una vida de oración, austeridad, abstinencia (celibato) y ayuda a sus vecinos. Cuando las persecuciones y las muertes de los mártires habían llegado a su fin, la gente comenzó a buscar otras maneras de entregar sus vidas a Dios.

Algunos monjes eligieron vivir como ermitaños en el desierto (por ejemplo, en los actuales Egipto y Siria). Alrededor del año 325 d. C., algunos eremitas comenzaron a vivir en una comunidad donde eran obedientes a su superior. Este es el comienzo de la vida monástica. En años posteriores, se establecieron órdenes tanto para hombres como para mujeres. Además de su vida de oración, estos religiosos dedicaban tiempo al estudio, la medicina, la agricultura y a la copia y escritura de libros.

> Leer más en el libro

Los monjes empezaron a vivir «fuera del mundo» en monasterios, para dedicarse únicamente a Dios, en oración, en castidad y con sobriedad.

Esto es lo que dicen los Papas

[Los escritos de San Basilio] fueron usados por varios redactores de reglas monásticas, incluso San Benito, que consideraba a Basilio como su maestro ... Por esta razón, muchas personas piensan que la estructura esencial de la vida de la Iglesia, el monasticismo, fue establecida principalmente por San Basilio. En todo caso, su contribución fue decisiva para definir la naturaleza más específica de la vida monástica. [Juan Pablo II, Patres Ecclesiae, n. 1]