Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:
Lightning

1.35 ¿Por qué ocurren desastres y por qué hay mal, si Dios es omnipotente?

El mal y el sufrimiento

Hay una diferencia entre el mal causado por la gente y otras cosas malas como los desastres naturales. El hombre recibió el libre albedrío de Dios, y puede tomar buenas o malas decisiones. ¡Si Dios interviene, ya no seremos libres!

Por qué ocurren los desastres naturales, y por qué Dios no interviene para detener el horrible mal cometido por algunas personas, sigue siendo un misterio. Sin embargo, nunca es un castigo de Dios. Él está lleno de amor. Dios se compadece de los que sufren e inspiran a la gente a ayudarse mutuamente. Si cooperamos con él, entonces el mal nunca podrá tener la última palabra.

> Leer más en el libro

Ni el mundo ni las personas son perfectos. Dios sufre con las víctimas de los desastres y del mal. Quiere ayudarles y darles fuerza.

La sabiduría de la Iglesia

Si Dios lo sabe todo, ¿por qué no impide entonces el mal?

"Dios permite el mal sólo para hacer surgir de él algo mejor" (Santo Tomás de Aquino).

 

El mal en el mundo es un misterio oscuro y doloroso. El mismo Crucificado preguntó a su Padre: "Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mt 27,46). Hay muchas cosas incomprensibles. Pero tenemos una certeza: Dios es totalmente bueno. Nunca puede ser el causante de algo malo. Dios creó el mundo bueno, pero éste no es aún perfecto. En medio de rebeliones violentas y de procesos dolorosos se desarrolla hasta su consumación definitiva. De este modo se puede situar mejor lo que la Iglesia denomina el mal físico, por ejemplo, una minusvalía de nacimiento o una catástrofe natural. Por el contrario, los males morales vienen al mundo por el abuso de la libertad. El "infierno en la tierra" (niños soldado, ataques de terroristas suicidas, campos de concentración) es obra de los hombres la mayoría de las veces. Por eso la cuestión decisiva no es: "¿Cómo se puede creer en un Dios bueno cuando existe tanto mal?", sino: "¿Cómo podría un hombre con corazón y razón, soportar la vida en este mundo si no existiera Dios?". La Muerte y la Resurrección de Jesucristo nos muestran que el mal no tuvo la primera palabra y no tiene tampoco la última. Del peor de los males hizo Dios salir el bien absoluto. Creemos que en el Juicio Final Dios pondrá fin a toda injusticia. En la vida del mundo futuro el mal ya no tendrá lugar y el dolor acabará. [Youcat 51]

 

Esto es lo que dicen los Padres de la Iglesia

Con justa causa, [Dios] tiene razón al ser llamado omnipotente, aunque no puede morir ni caer en el error. A Él se lo llama omnipotente por hacer lo que quiere, no a causa de lo que no quiere. [San Agustín, La ciudad de Dios, Libro. 5, cap. 10 (ML 41, 152)]