Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:
panorama van het Sint Pietersplein

2.8 ¿Qué es un «Nuncio apostólico»

La Iglesia hoy

La Iglesia, o más bien la Santa Sede, está representada por un nuncio. Un nuncio es la persona de contacto entre la Iglesia local por un lado y el Papa con el gobierno central de la Iglesia en Roma por el otro. El nuncio tiene un papel consultivo importante en el nombramiento de nuevos obispos.

El nuncio también sirve de embajador de la Santa Sede: mantiene relaciones diplomáticas con el jefe de Estado del país donde ha sido nombrado nuncio. La Iglesia mantiene relaciones diplomáticas con cerca de 180 países.

> Leer más en el libro

Un Nuncio es la persona de contacto entre el Papa y la Iglesia de un país determinado. También es el embajador de la Santa Sede en ese país.

La sabiduría de la Iglesia

¿Cuál es el efecto de la Ordenación Sacerdotal?

La unción del Espíritu marca al presbítero con un carácter espiritual indeleble, lo configura a Cristo sacerdote y lo hace capaz de actuar en nombre de Cristo Cabeza. Como cooperador del Orden episcopal, es consagrado para predicar el Evangelio, celebrar el culto divino, sobre todo la Eucaristía, de la que saca fuerza todo su ministerio, y ser pastor de los fieles. [CCIC 328]

How is the sacrament of Holy Orders celebrated?

The sacrament of Holy Orders is conferred, in each of its three degrees, by means of the imposition of hands on the head of the ordinand by the Bishop who pronounces the solemn prayer of consecration. With this prayer he asks God on behalf of the ordinand for the special outpouring of the Holy Spirit and for the gifts of the Spirit proper to the ministry to which he is being ordained. [CCCC 331]

¿Quién puede conferir este sacramento?

Corresponde a los obispos válidamente ordenados, como sucesores de los Apóstoles, conferir los tres grados del sacramento del Orden. [CCIC 332]

¿Quién puede recibir este sacramento?

Sólo el varón bautizado puede recibir válidamente el sacramento del Orden. La Iglesia se reconoce vinculada por esta decisión del mismo Señor. Nadie puede exigir la recepción del sacramento del Orden, sino que debe ser considerado apto para el ministerio por la autoridad de la Iglesia. [CCIC 333]

¿Se exige el celibato para recibir el sacramento del Orden?

Para el episcopado se exige siempre el celibato. Para el presbiterado, en la Iglesia latina, son ordinariamente elegidos hombres creyentes que viven como célibes y tienen la voluntad de guardar el celibato «por el reino de los cielos» (Mt 19, 12); en las Iglesias orientales no está permitido contraer matrimonio después de haber recibido la ordenación. Al diaconado permanente pueden acceder también hombres casados. [CCIC 334]

¿Cuántos grados tiene el sacramento del Orden?

El sacramento del Orden tiene tres grados: obispo (episcopado), presbítero (presbiterado), diácono (diaconado). [Youcat 251]

¿Qué sucede en la ordenación episcopal?

En la ordenación episcopal se confiere a un presbítero la plenitud del Sacramento del Orden. Es ordenado como sucesor de los apóstoles y entra en el Colegio episcopal. Juntamente con los demás obispos y con el Papa es desde entonces responsable de toda la Iglesia. La Iglesia le encomienda especialmente las funciones de enseñar, santificar y gobernar.

 

El ministerio episcopal es el verdadero ministerio pastoral en la Iglesia, puesto que se remonta a los testigos primitivos de Jesús, los apóstoles, y continúa el ministerio pastoral de los apóstoles instituido por Cristo. También el Papa es un obispo, pero el primero entre ellos y la cabeza del Colegio episcopal. [Youcat 252]

¿Qué importancia tiene el obispo para un católico?

Un católico se siente vinculado a su obispo; el obispo es también para él vicario de Cristo. Además el obispo, que juntamente con los Presbíteros y los Diáconos, sus colaboradores ordenados, ejerce el ministerio pastoral, es vicariamente el principio visible y el fundamento de la Iglesia local (diócesis) [Youcat 253]

¿Qué sucede en la ordenación presbiteral?

En la ordenación presbiteral el obispo invoca el poder de Dios sobre el candidato al Orden. Ese poder marca a esta persona con un sello indeleble que nunca le abandonará. Como colaborador de su obispo, el Presbítero anuncia la Palabra de Dios, administra los Sacramentos y ante todo celebra la Sagrada Eucaristía.

 

En el transcurso de la Santa Misa, la ordenación sacerdotal comienza con la llamada de los candidatos por su nombre. Después de la homilía del obispo, el futuro sacerdote promete obediencia al obispo y a sus sucesores. La ordenación propiamente dicha se realiza mediante la imposición de las manos del obispo y la oración propia. [Youcat 254]

¿Qué sucede en la ordenación diaconal?

En la ordenación diaconal el candidato recibe el encargo de un servicio propio dentro del orden. Porque representa a Cristo como el que no ha venido a "ser servido sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos" (Mt 20,28). En la liturgia de ordenación se dice: "En el servicio de la Palabra, del altar y de la caridad, [el Diácono] está disponible para todos".

 

El prototipo del Diácono es el mártir san Esteban. Cuando los Apóstoles, en la comunidad primitiva de Jerusalén, se vieron desbordados por la abundancia de tareas caritativas, buscaron a siete hombres "para servir las mesas", que fueron ordenados por ellos. Esteban, el primero en ser nombrado, actuó "lleno de gracia y poder" a favor de la nueva fe, así como de pobres de la comunidad. Después de que durante siglos el diácono haya sido sólo un grado del Orden en el camino al presbiterado, hoy es nuevamente una vocación independiente para célibes y para casados. Por un lado era preciso destacar con ello de nuevo el carácter de servicio de la Iglesia, por otro se quería, como en la Iglesia primitiva, poner junto a los Presbíteros un estado que asuma determinados encargos pastorales y sociales de la Iglesia. También la ordenación diaconal marca al ordenado para toda la vida y de modo irrevocable. [Youcat 255]

Esto es lo que dicen los Papas

Queridos Representantes Pontificios, ustedes son la presencia sacerdotal, como pastores… que sirven a la Iglesia, con el papel de alentar, para ser ministros de comunión, y también con la tarea, no siempre fácil, de volver a llamar. ¡Siempre hagan todo con amor profundo! También en las relaciones con las autoridades civiles y con los colegas, ustedes son pastores: busquen siempre el bien, el bien de todos, el bien de la Iglesia y de cada persona. [Papa Francisco, A los Nuncios, 21 Junio 2013]