Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:

3.34 ¿Cuándo celebramos la Ascensión y Pentecostés?

Grandes fiestas de la Iglesia

Después de haber resucitado el Domingo de Pascua, Jesús se les apareció a sus discípulos durante un período de cuarenta días. Les habló acerca de Dios y del futuro que había preparado para el pueblo: el Reino de Dios (Hch 1: 3)Hechos 1:3 Después de haber padecido, él se presentó vivo a todos estos hombres, y les dio muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles por un periodo de cuarenta días y hablándoles acerca del Reino de Dios.. Cuarenta días después del Domingo de Pascua, conmemoramos la subida de Jesús al cielo, o "Ascensión".

Después de la Ascensión, sus discípulos pasaron los días en oración (Hch 1:14)Hechos 1:14 Todos éstos perseveraban unidos en oración, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.. Al igual que nosotros, ellos estaban esperando la llegada del Ayudador o Consolador, el Espíritu Santo que Jesús había prometido (Jn 17: 7Jn. 17:7 Ahora ellos saben que todo lo que Tú me has dado proviene de Ti.Hch 1: 9-11Hechos 1:9-11 Habiendo dicho estas cosas, lo vieron elevarse ante sus ojos, y una nube lo ocultó de su vista. Estando con los ojos puestos en el cielo, mientras él se iba, repentinamente se les presentaron dos varones con vestiduras blancas, los cuales les dijeron: “Hombres de Galilea, ¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado delante de ustedes al cielo, volverá de la misma manera que lo han visto subir”.). Pentecostés es el quincuagésimo día después de Pascua. Éste es el día en el cual celebramos la llegada del Espíritu Santo a la vida de los cristianos. Los Apóstoles estaban tan llenos del Espíritu Santo, que se sintieron obligados a proclamar el Evangelio de Jesús.

> Leer más en el libro

Jesús subió al cielo cuarenta días después de Pascua; nueve días después («novena») los apóstoles recibieron el Espíritu Santo: Pentecostés.

La sabiduría de la Iglesia

¿Qué quiere decir que Jesús ascendió a los cielos?

Con Jesús uno de nosotros ha llegado junto a Dios y está allí para siempre. En su Hijo, Dios está humanamente cercano a nosotros los hombres. Además Jesús dice en el evangelio de san Juan: "Y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí" (Jn 12,32).

 

En el Nuevo Testamento, la Ascensión de Cristo a los cielos marca el final de una cercanía especial del Resucitado con sus discípulos a lo largo de cuarenta días. Acabado este tiempo, Jesús entra con toda su humanidad en la gloria de Dios. La Sagrada Escritura expresa esto mediante los símbolos de la “nube” y el “cielo”. “El hombre”, dice el papa Benedicto XVI, “encuentra sitio en Dios”. Jesucristo está ahora junto al Padre, de donde vendrá un día “a juzgar a los vivos y a los muertos”. La Ascensión significa que Jesús ya no está en la tierra de forma visible, aunque está presente y está aquí. [Youcat 109]

¿Qué sucedió en Pentecostés?

Cincuenta días después de su Resurrección envió Jesús desde el cielo el Espíritu Santo sobre sus discípulos. Dio comienzo entonces el tiempo de la Iglesia.

 

El día de Pentecostés el Espíritu Santo hizo de los temerosos apóstoles testigos valientes de Cristo. En poquísimo tiempo se bautizaron miles de personas: era la hora del nacimiento de la Iglesia. El prodigio de las lenguas de Pentecostés nos muestra que la Iglesia existe desde el comienzo para todos; es universal (término latino para el griego católica) y misionera. Se dirige a todos los hombres, supera barreras étnicas y lingüísticas y puede ser entendida por todos. Hasta hoy el Espíritu Santo es el elixir vital de la Iglesia. [Youcat 118]

Esto es lo que dicen los Papas

“Como el Padre me ha enviado, así también les envío yo… reciban el Espíritu Santo” (Jn 20, 21.22), así dice Jesús. La efusión que se dio en la tarde de la resurrección se repite en el día de Pentecostés, reforzada por extraordinarias manifestaciones exteriores… como un viento que se abate impetuoso sobre la casa e irrumpe en las mentes y en los corazones de los Apóstoles. En consecuencia reciben una energía tal que los empuja a anunciar en diversos idiomas el evento de la resurrección de Cristo. [Papa Francisco, Homilía de Pentecostés, 24 Mayo 2015]