Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:

1.15 ¿Cuál es la estructura del Antiguo Testamento?

La Biblia: ¿verdad o mentira?

El Antiguo Testamento católico consta de 46 libros. Los primeros cinco - Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio – son llamados de Pentateuco (palabra griega para "cinco rollos").

El Pentateuco es seguido por los libros históricos que relatan la historia del pueblo de Israel, y los libros proféticos en los cuales los profetas advierten contra el pecado y anuncian la venida del Mesías (Jesús) . Finalmente, están los libros de la sabiduría. Éstos son conjuntos de respuestas a preguntas generales sobre la vida hechas por los creyentes. Lo que nosotros llamamos Antiguo Testamento, los judíos llaman Tanaj.

> Leer más en el libro

Los 46 libros del Antiguo Testamento se dividen en cuatro partes: Pentateuco, Libros históricos, Libros proféticos y Libros sapienciales.

La sabiduría de la Iglesia

¿Qué significado tiene el Antiguo Testamento para los cristianos?

En el Antiguo Testamento, Dios se revela a sí mismo como el Creador y conservador del mundo y como el líder e instructor de la humanidad. Los libros del Antiguo Testamento son también Palabra de Dios y Escritura Sagrada. Sin el Antiguo Testamento, no podemos entender a Jesús.

En el Antiguo Testamento comienza una gran historia de aprendizaje de la fe, que toma un giro decisivo en el Nuevo Testamento y llega a su destino con el fin del mundo y la segunda venida de Cristo. El Antiguo Testamento es mucho más que un mero preludio para el Nuevo. Los mandamientos y profecías para el pueblo de la Antigua Alianza y las promesas que están contenidas en él para toda la humanidad nunca fueron revocados. En los libros de la Antigua Alianza encontramos un tesoro insustituible de oraciones y sabiduría; especialmente los Salmos son parte de la oración diaria de la Iglesia. [YouCat 17]

Esto es lo que dicen los Papas

El Nuevo Testamento está escondido en el Antiguo y el Antiguo es manifiesto en el Nuevo”. Así, con aguda sabiduría, se expresaba san Agustín sobre este tema. Es importante, pues, que tanto en la pastoral como en el ámbito académico se ponga bien de manifiesto la relación íntima entre los dos Testamentos, recordando con san Gregorio Magno que todo lo que “el Antiguo Testamento ha prometido, el Nuevo Testamento lo ha cumplido; lo que aquél anunciaba de manera oculta, éste lo proclama abiertamente como presente. Por eso, el Antiguo Testamento es profecía del Nuevo Testamento; y el mejor comentario al Antiguo Testamento es el Nuevo Testamento”.  [Papa Benedicto XVI, Verbum Domini, 41]