Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:

1.18 ¿Cuáles son las «partes» del Nuevo Testamento?

La Biblia: ¿verdad o mentira?

El Nuevo Testamento comienza con los Evangelios: los relatos de los cuatro evangelistas Mateo, Marcos, Lucas y Juan sobre la vida, muerte y resurrección de Jesús. La segunda parte abarca los Hechos de los Apóstoles, escrito por el evangelista Lucas: este libro describe la historia temprana de la Iglesia Cristiana.

La tercera parte del Nuevo Testamento contiene 21 cartas de los Santos Pablo, Santiago, Pedro, Juan y Judas Tadeo. La última parte es el Libro de la Revelación o Apocalipsis. En él, Juan describe sus visiones sobre el fin del mundo, incluyendo representaciones simbólicas sobre el Juicio Final y la Jerusalén celestial.

> Leer más en el libro

El Nuevo Testamento contiene los 4 evangelios, los Hechos de los apóstoles, así como 21 cartas de san Pablo y otros, más el Apocalipsis.

La sabiduría de la Iglesia

¿Qué es el canon de las Escrituras?

El canon de las Escrituras es la lista completa de todos los escritos que la Tradición Apostólica ha hecho discernir a la Iglesia como sagrados. Tal canon comprende cuarenta y seis escritos del Antiguo Testamento y veintisiete del Nuevo. [CCIC 20]

¿Qué significado tiene el Nuevo Testamento para los cristianos?

En el Nuevo Testamento, la revelación de Dios se completa. Los cuatro Evangelios según Mateo, Marcos, Lucas y Juan son la pieza central de la Sagrada Escritura y el tesoro más preciado de la Iglesia. En ellos, el Hijo de Dios se muestra tal como es y se encuentra con nosotros. En los Hechos de los Apóstoles aprendemos sobre los comienzos de la Iglesia y la obra del Espíritu Santo. En las cartas escritas por los apóstoles, todas las facetas de la vida humana se establecen a la luz de Cristo. En el Libro de Apocalipsis, prevemos el final de los tiempos.

Jesús es todo lo que Dios nos quiere decir. Todo el Antiguo Testamento prepara la Encarnación del Hijo de Dios. Todas las promesas de Dios encuentran su cumplimiento en Jesús. Ser cristiano quiere decir unirse cada vez más profundamente con la vida de Cristo. Para ello hay que leer y vivir los Evangelios. Madeleine Delbrêl dice: “A través de su Palabra, Dios nos dice quién es y lo que quiere; nos lo dice de manera definitiva y para cada día. Cuando tenemos en las manos el Evangelio, deberíamos considerar que allí habita la Palabra que quiere hacerse carne en nosotros, apoderarse de nosotros para que comencemos de nuevo su vida en un lugar nuevo, en un tiempo nuevo, en un nuevo entorno humano.” [Youcat 18]

Esto es lo que dicen los Papas

El Nuevo Testamento… de acuerdo con las Sagradas Escrituras, nos presenta el misterio pascual como su más íntimo cumplimiento. San Pablo, en la Primera carta a los Corintios, afirma que Jesucristo murió por nuestros pecados “según las Escrituras” (15,3), y que resucitó al tercer día “según las Escrituras” (1 Co 15,4). Con esto, el Apóstol pone el acontecimiento de la muerte y resurrección del Señor en relación con la historia de la Antigua Alianza de Dios con su pueblo. [Papa Benedicto XVI, Verbum Domini, n. 13]