Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:

3.23 ¿De dónde proceden los diferentes tipos de arquitectura religiosa?

En el interior del templo

El edificio de la iglesia es un lugar donde la comunidad cristiana puede reunirse para orar y celebrar la liturgia. Los primeros cristianos iban a la sinagoga, la casa judía de oración, para leer las Escrituras (más tarde llamada Biblia) y orar. Después, comenzaron a celebrar la Eucaristía en casas particulares (Hch 2:46)Hch 2:46 Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón..

Pronto estas iglesias domésticas, pequeñas capillas, fueron reservadas específicamente para la celebración de la Eucaristía, y los cristianos ya no iban a la sinagoga. Aunque la arquitectura cambió a lo largo de los siglos, el diseño general de las iglesias permaneció el mismo.

> Leer más en el libro

Las iglesias familiares de los primeros cristianos crecieron. A pesar de los cambios arquitectónicos temporales, la forma general se ha mantenido.

La sabiduría de la Iglesia

¿Tiene la Iglesia necesidad de lugares para celebrar la liturgia?

El culto “en espíritu y en verdad” (Jn 4, 24) de la Nueva Alianza no está ligado a un lugar exclusivo, porque Cristo es el verdadero templo de Dios, por medio del cual también los cristianos y la Iglesia entera se convierten, por la acción del Espíritu Santo, en templos del Dios vivo. Sin embargo, el Pueblo de Dios, en su condición terrenal, tiene necesidad de lugares donde la comunidad pueda reunirse para celebrar la liturgia. [CCIC 244]

¿Qué son los edificios sagrados?

Los edificios sagrados son las casas de Dios, símbolo de la Iglesia que vive en aquel lugar e imágenes de la morada celestial. Son lugares de oración, en los que la Iglesia celebra sobre todo la Eucaristía y adora a Cristo realmente presente en el tabernáculo. [CCIC 245]

¿Qué es una casa de Dios cristiana?

Una casa de Dios cristiana es tanto un símbolo de la comunidad eclesial de las personas de un lugar concreto, como un símbolo de las moradas celestes que Dios nos tiene preparadas a todos nosotros. Nos reunimos en la casa de Dios para orar en comunidad o a solas y para celebrar los Sacramentos, especialmente la Eucaristía.

“Aquí huele a cielo”; “Aquí uno está en silencio y reverentemente”. Algunas iglesias nos envuelven literalmente en una atmósfera densa de oración. Sentimos que Dios está presente en ellas. La hermosura de las iglesias nos remite a la hermosura, la grandeza y el amor de Dios. Las iglesias no son sólo mensajeros en piedra de la fe, sino residencias de Dios, que en el Sacramento del altar está ahí real, verdadera y sustancialmente presente.[Youcat 190]

Esto es lo que dicen los Papas

El edificio de la iglesia existe para que nosotros podamos escuchar, explicar y comprender la palabra de Dios; existe para que la palabra de Dios actúe entre nosotros como fuerza que crea justicia y amor. En especial, existe para que en él pueda comenzar la fiesta en la que Dios quiere que participe la humanidad, no sólo al final de los tiempos, sino ya ahora mismo. Existe para que nosotros conozcamos lo que es justo y bueno, y la palabra de Dios es la única fuente para conocer y dar fuerza a este conocimiento de lo justo y lo bueno. Por tanto, el edificio existe para que aprendamos a vivir la alegría del Señor, que es nuestra fuerza. [Papa Benedicto XVI, Homilía, 10 Dic. 2006]