Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:

4.16 ¿A qué santo rezo? ¡Hay tantos!

La llamada a la santidad

Los santos demuestran a su manera el gran amor que Dios tiene por nosotros. Durante sus vidas han tenido completa confianza en Jesús y es por esto por lo que se han convertido en un ejemplo para nosotros. Los santos rezan por nosotros en el cielo y nosotros podemos pedir su oración.

Rece a St. Lidwina de Schiedam, St. Rita de Cascia y St. Anthony de Pádua, por ejemplo. Cada uno de estos santos nos sirve de ejemplo para todos nosotros, cada uno a su manera. Su fe y su devoción a Dios les permitieron poner los intereses de otras personas por encima de sus propios. De esta forma, demostraron su amor por el prójimo.

> Leer más en el libro

Todos los santos están en el cielo y cada uno tiene su «especialidad». Con su ejemplo y oración, tú puedes llegar más lejos de lo que crees.

La sabiduría de la Iglesia

¿Qué significa la “comunión de los santos”?

De la “comunión de los santos” forman parte todas las personas que han puesto su esperanza en Cristo y le pertenecen por el bautismo, hayan muerto ya o vivan todavía. Puesto que somos un cuerpo en Cristo, vivimos en una comunión que abarca el cielo y la tierra.

La Iglesia es más grande y está más viva de lo que pensamos. A ella pertenecen los vivos y los muertos, ya sea que se encuentren en proceso de purificación o estén en la gloria de Dios. Conocidos y desconocidos, grandes santos y personas insignificantes. Nos podemos ayudar mutuamente sin que la muerte lo impida. Podemos invocar a nuestros santos patronos y a nuestros santos favoritos, pero también a nuestros parientes difuntos, de quienes pensamos que ya están junto a Dios. Y por otro lado, podemos socorrer a nuestros difuntos que se encuentran aún en proceso de purificación, mediante nuestras oraciones. Todo lo que cada uno hace o sufre en y para Cristo, beneficia a todos. La conclusión inversa supone, desgraciadamente, que cada pecado daña la comunión. [Youcat 146]

¿Qué supone recibir un nombre en el Bautismo?

Mediante el nombre que recibimos en el Bautismo nos dice Dios: “Te he llamado por tu nombre, tú eres mío”(Is 43,1).  

En el Bautismo el ser humano no se disuelve en una divinidad anónima, sino que es confirmado precisamente en su individualidad. Estar bautizado con un nombre determinado quiere decir que Dios me conoce; me dice sí y me acepta para siempre en mi unicidad inconfundible. [Youcat 201]

¿Por qué los cristianos deben procurar elegir en el Bautismo nombres de grandes santos?

No hay mejores ejemplos que los santos y tampoco mejores intercesores. Si mi patrono es un santo, tengo un amigo junto a Dios. [Youcat 202]

Esto es lo que dicen los Papas

Durante el Año Litúrgico, la Iglesia nos invita a recordar a multitud de santos, es decir, a quienes han vivido plenamente la caridad, han sabido amar y seguir a Cristo en su vida cotidiana. Los santos nos dicen que todos podemos recorrer este camino… Yo debo decir que también según mi fe personal muchos santos, no todos, son verdaderas estrellas en el firmamento de la historia… Esta bondad, que ellos han madurado en la fe de la Iglesia, es para mí la apología más segura del cristianismo y el signo que indica dónde está la verdad. [Papa Benedicto XVI, Audiencia General, 13 Abr 2011]