Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:
toveren met hoge hoed

4.18 ¿Qué diferencia hay entre milagros, magia y ocultismo?

La llamada a la santidad

A veces Dios realiza milagros: eventos que no se ajustan a las leyes de la naturaleza. En estos casos, Dios decide intervenir directamente, aún así las leyes de la naturaleza permanecen vigentes. Por lo tanto, los milagros no pueden explicarse científicamente: son literalmente sobrenaturales. 

No sabemos exactamente por qué Dios a veces realiza milagros, y porque a veces no. Tú no puedes hacer que un milagro pase, pero puedes rezar por ello. No existe la magia ‘blanca’ o ‘buena’. Las practicas ocultar y la magia son peligrosas para las personas y contrarias al amor de Dios.

> Leer más en el libro

Dios puede hacer milagros para ayudarnos a aumentar nuestro amor por él. Si conoces su amor y confías en él, ¡no necesitas magia!

La sabiduría de la Iglesia

¿Cómo fortalecer nuestra confianza filial?

La confianza filial se pone a prueba cuando pensamos que no somos escuchados. Debemos preguntarnos, entonces, si Dios es para nosotros un Padre cuya voluntad deseamos cumplir, o más bien un simple medio para obtener lo que queremos. Si nuestra oración se une a la de Jesús, sabemos que Él nos concede mucho más que este o aquel don, pues recibimos al Espíritu Santo, que transforma nuestro corazón.[CCIC 575]

¿Qué pasa cuando sentimos que la oración no ayuda?

La oración no busca el éxito superficial, sino la voluntad y la cercanía de Dios. Precisamente en el aparente silencio de Dios se esconde una invitación a dar un paso más hacia la entrega total, la fe sin límites, la esperanza infinita. Quien ora debe dejar a Dios la libertad plena de hablar cuando él quiera, de cumplir lo que él quiera y de donarse como él quiera.

A menudo decimos: he rezado y no ha servido de nada. A lo mejor no rezamos con suficiente intensidad. El santo cura de Ars le preguntó en una ocasión a un compañero que se quejaba de su fracaso: “Has orado, has suplicado; pero ¿has ayunado y velado también?”Y también podría suceder que le pidamos a Dios lo que no nos conviene. En una ocasión dijo santa Teresa de Jesús: “No ores por cargas más ligeras, ora por una espalda más fuerte”. [Youcat 507]

¿Qué significa “no habrá para ti otros dioses delante de mí”?

Este mandamiento nos prohíbe: 

  • venerar a otros dioses o ídolos o adorar a un ídolo terreno o consagrarse enteramente a un bien terreno (dinero, influencia, éxito, belleza, juventud, etc.); 
  • ser supersticiosos, es decir, en lugar de creer en el poder, la guía y la bendición de Dios, depender de prácticas esotéricas, mágicas u ocultas o dedicarse a la adivinación o al espiritismo; 
  • tentar a Dios con palabras o con obras; 
  • cometer sacrilegio;
  • adquirir poder espiritual mediante corrupción y profanar lo santo a través del comercio (simonía). 

[Youcat 355]

¿Es compatible el esoterismo con la fe cristiana?

No. El esoterismo se equivoca ante la realidad de Dios. Dios es un ser personal; es el amor y el origen de la vida, no una fría energía cósmica. El ser humano es querido y creado por Dios, pero él mismo no es divino, sino una criatura herida por el pecado, amenazada por la muerte, necesitada de redención. Mientras que las doctrinas esotéricas suponen en su mayoría que el ser humano se puede redimir a sí mismo, los cristianos creen que únicamente les redime Jesucristo y la gracia de Dios. Tampoco la naturaleza y el cosmos son Dios (panteísmo). El Creador, con todo su amor por nosotros, es infinitamente más grande y diferente a todo lo que él ha creado. 

Muchas personas hoy en día hacen yoga por razones de salud, participan en cursos de meditación para estar en silencio y recogimiento, o asisten a talleres de danza para hacer nuevas experiencias con sus cuerpos. No siempre estas técnicas son inofensivas. A veces son el instrumento para una doctrina ajena al Cristianismo, el esoterismo. Ninguna persona sensata debería compartir esta cosmovisión irracional en la que abundan los espíritus, los duendes y los ángeles (esotéricos), en la que se cree en la magia y los “iniciados” poseen un conocimiento secreto que se oculta al “pueblo llano”. Ya en tiempos del antiguo Israel se desenmascararon las creencias en dioses y espíritus de los pueblos vecinos. Sólo Dios es el Señor; no hay ningún otro dios fuera de él. Tampoco hay ninguna técnica mágica mediante la cual se pueda conjurar “la divinidad”, imponer sus deseos al universo y salvarse a sí mismo. Mucho del esoterismo es, desde el punto de vista cristiano, superstición y ocultismo. [Youcat 356]

Esto es lo que dicen los Papas

En el convento de san Damián[Santa Clara de Asís] practicó de modo heroico las virtudes que deberían distinguir a todo cristiano: la humildad, el espíritu de piedad y de penitencia, y la caridad… Su fe en la presencia real de la Eucaristía era tan grande que, en dos ocasiones, se verificó un hecho prodigioso. Sólo con la ostensión del Santísimo Sacramento, alejó a los soldados mercenarios sarracenos, que estaban a punto de atacar el convento de san Damián y de devastar la ciudad de Asís… Son los santos quienes cambian el mundo a mejor, lo transforman de modo duradero, introduciendo las energías que sólo el amor inspirado por el Evangelio puede suscitar. ¡Los santos son los grandes bienhechores de la humanidad![Papa Benedicto XVI, Audiencia General, 15 Sept. 2010]