Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:

1.12 ¿Escribió Dios mismo la Biblia?

La Biblia: ¿verdad o mentira?
El Espíritu de Dios inspiró a autores sagrados de diferentes épocas y lugares para difundir, con sus propias palabras, su mensaje sin error.

La sabiduría de la Iglesia

¿Por qué la Sagrada Escritura enseña la verdad?

Decimos que la Sagrada Escritura enseña la verdad porque Dios mismo es su autor: por eso afirmamos que está inspirada y enseña sin error las verdades necesarias para nuestra salvación. El Espíritu Santo ha inspirado, en efecto, a los autores humanos de la Sagrada Escritura, los cuales han escrito lo que el Espíritu ha querido enseñarnos. La fe cristiana, sin embargo, no es una “religión del libro”, sino de la Palabra de Dios, que no es “una palabra escrita y muda, sino el Verbo encarnado y vivo” (San Bernardo de Claraval). [CCIC 18]

¿Es verdadera la Sagrada Escritura?

"Los libros sagrados enseñan sólidamente, fielmente y sin error la verdad, porque escritos por inspiración del Espíritu Santo, tienen a Dios como autor"

(Concilio Vaticano II, DV 11).

La Biblia no cayó del cielo en su forma final, ni Dios ordenó a los escribas humanos que la copiaran mecánicamente. Más bien, “Dios se valió de hombres elegidos, que hicieron pleno uso de sus propias facultades y poderes, de modo que, aunque actuó en ellos y por ellos, fue como verdaderos autores que consignaron escribir lo que él quería escrito, y nada más” (Segundo Concilio Vaticano, DV 11). Un factor para reconocer textos particulares como Sagrada Escritura fue su aceptación general en la Iglesia. En las comunidades cristianas tenía que haber un consenso: “Sí, a través de este texto Dios mismo nos habla, ¡esto está inspirado por el Espíritu Santo!” Desde el siglo IV está establecido en el canon de las Sagradas Escrituras cuáles de los muchos textos cristianos primitivos están inspirados realmente por el Espíritu Santo. [Youcat 14]

Esto es lo que dicen los Padres de la Iglesia

Aunque se enseñan varias ideas en los diferentes libros de los Evangelios, no importa la fe de los creyentes, ya que por un solo Espíritu soberano se declaran todas las cosas en relación con la Natividad, la Pasión, la Resurrección... [El Fragmento Muratoriano o de Muratori, sp 144-146]

The Spirit of God, who spoke through [the authors of the Bible] was unwilling to teach men things of no profit for salvation. [St. Augustine, On Genesis, Bk. 2, Chap. 9 (ML 34, 270)]