Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:

1.19 ¿Debo cumplir todos los mandatos de la Biblia?

La lectura de la Biblia

Jesús no vino a la tierra para abolir las leyes del Antiguo Testamento, sino para cumplirlas. El Nuevo Testamento arroja luz nueva sobre el Antiguo Testamento. Algunas leyes bíblicas no se aplican más porque Jesús nos ha dado una ley mayor, que se basa en el amor al prójimo. Por ejemplo, Jesús nos dice, que amar a nuestros enemigos es mejor que andar buscando venganza cuando algo malo nos sucede.

Otras leyes, como los Diez Mandamientos, todavía tienen validez. La Iglesia, guiada por el Espíritu Santo, nos ayuda a darnos cuenta sobre cuáles leyes siguen aplicándose a nosotros y cuáles no.

> Leer más en el libro

El Nuevo Testamento ilumina el Antiguo: ciertas normas se han suprimido, otras siguen vigentes. El amor es el principal mandamiento.

La sabiduría de la Iglesia

¿Por qué la Sagrada Escritura enseña la verdad?

Decimos que la Sagrada Escritura enseña la verdad porque Dios mismo es su autor: por eso afirmamos que está inspirada y enseña sin error las verdades necesarias para nuestra salvación. El Espíritu Santo ha inspirado, en efecto, a los autores humanos de la Sagrada Escritura, los cuales han escrito lo que el Espíritu ha querido enseñarnos. La fe cristiana, sin embargo, no es una “religión del libro”, sino de la Palabra de Dios, que no es “una palabra escrita y muda, sino el Verbo encarnado y vivo” (San Bernardo de Claraval). [CCIC 18]

¿Cómo puede ser "verdad" la Sagrada Escritura, siendo que no todo lo que contiene es correcto?

La Biblia no pretende transmitirnos precisión histórica ni conocimientos de ciencias naturales. Los autores eran además hijos de su tiempo. Compartían las representaciones culturales de su entorno y en ocasiones estaban anclados en sus limitaciones. Pero todo lo que el hombre debe saber acerca de Dios y del camino de la salvación se encuentra con certeza infalible en la Sagrada Escritura. [YouCat 15]

¿Qué unidad existe entre el Antiguo y el Nuevo Testamento?

La Escritura es una porque es única la Palabra de Dios, único el proyecto salvífico de Dios y única la inspiración divina de ambos Testamentos. El Antiguo Testamento prepara el Nuevo, mientras que éste da cumplimiento al Antiguo: ambos se iluminan recíprocamente. [CCIC 23]

¿Qué significado tiene el Antiguo Testamento para los cristianos?

En el Antiguo Testamento, Dios se revela a sí mismo como el Creador y conservador del mundo y como el líder e instructor de la humanidad. Los libros del Antiguo Testamento son también Palabra de Dios y Escritura Sagrada. Sin el Antiguo Testamento, no podemos entender a Jesús.

En el Antiguo Testamento comienza una gran historia de aprendizaje de la fe, que toma un giro decisivo en el Nuevo Testamento y llega a su destino con el fin del mundo y la segunda venida de Cristo. El Antiguo Testamento es mucho más que un mero preludio para el Nuevo. Los mandamientos y profecías para el pueblo de la Antigua Alianza y las promesas que están contenidas en él para toda la humanidad nunca fueron revocados. En los libros de la Antigua Alianza encontramos un tesoro insustituible de oraciones y sabiduría; especialmente los Salmos son parte de la oración diaria de la Iglesia. [YouCat 17]

¿Qué significado tiene el Nuevo Testamento para los cristianos?

En el Nuevo Testamento, la revelación de Dios se completa. Los cuatro Evangelios según Mateo, Marcos, Lucas y Juan son la pieza central de la Sagrada Escritura y el tesoro más preciado de la Iglesia. En ellos, el Hijo de Dios se muestra tal como es y se encuentra con nosotros. En los Hechos de los Apóstoles aprendemos sobre los comienzos de la Iglesia y la obra del Espíritu Santo. En las cartas escritas por los apóstoles, todas las facetas de la vida humana se establecen a la luz de Cristo. En el Libro de Apocalipsis, prevemos el final de los tiempos.

Jesús es todo lo que Dios nos quiere decir. Todo el Antiguo Testamento prepara la Encarnación del Hijo de Dios. Todas las promesas de Dios encuentran su cumplimiento en Jesús. Ser cristiano quiere decir unirse cada vez más profundamente con la vida de Cristo. Para ello hay que leer y vivir los Evangelios. Madeleine Delbrêl dice: “A través de su Palabra, Dios nos dice quién es y lo que quiere; nos lo dice de manera definitiva y para cada día. Cuando tenemos en las manos el Evangelio, deberíamos considerar que allí habita la Palabra que quiere hacerse carne en nosotros, apoderarse de nosotros para que comencemos de nuevo su vida en un lugar nuevo, en un tiempo nuevo, en un nuevo entorno humano.” [YouCat 18]

Esto es lo que dicen los Padres de la Iglesia

Nuestro Señor Jesucristo, como él mismo dijo en el Evangelio, nos ha sometido a su yugo y su carga, que son ligeras. Por lo tanto, ha impuesto a la sociedad de su nuevo pueblo la obligación de... todo lo que se recomienda en las escrituras canónicas, con excepción de las cargas encontradas en los cinco libros de Moisés, que impuso a los pueblos antiguos una servidumbre de acuerdo con su carácter y los tiempos proféticos en que vivieron. [San Agustín, Cartas, No. 54 (ML 33, 200)]