Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:
Hollands landschap met tulpen en een molen

1.6 ¿Puedo reconocer a Dios en la naturaleza y en el mundo?

¿Creación o coincidencia?

Si ves muy de cerca en la naturaleza, tú encontrarás que todo está hermosamente coordinado y encaja de manera maravillosa. ¿No parece improbable que todo esto haya sido por pura coincidencia? No hay teoría acerca del origen de la vida y del universo completo sin un pensamiento y un creador detrás de esto. Llamamos a esta idea Dios.

Al igual que un artista, Dios revela un poco de Él en la naturaleza, de modo que Él existe y creó el mundo (le llamamos revelación natural). El mensaje principal de fe es que Dios crea el mundo por amor a los seres humanos.

> Leer más en el libro

Como un artista, Dios revela algo de sí mismo en la naturaleza (su creación): la verdad es que esto no podía haber ocurrido por accidente.

La sabiduría de la Iglesia

¿Cómo es posible conocer a Dios solamente bajo la luz de la razón humana?

A partir de la Creación, esto es, del mundo y de la persona humana, con la sola razón, uno puede con certeza conocer a Dios como origen y fin del universo y como sumo bien, verdad y belleza infinita.  [CCIC 3]

¿Podemos conocer la existencia de Dios mediante la razón?

Sí. La razón humana puede conocer a Dios con certeza.

El mundo no puede tener su origen y su destino dentro de sí mismo. En todo lo que existe, hay más de lo que vemos. El orden, la belleza y la evolución del mundo señalan más allá de sí mismos hacia Dios. Todo ser humano está abierto a la verdad, al bien y a la belleza. Oye dentro de sí mismo la voz de la conciencia, que lo impulsa a lo que es bueno y le advierte contra lo que es malo. Cualquiera que siga este camino razonablemente encuentra a Dios. [YouCat 4]

Esto es lo que dicen los Padres de la Iglesia

Por lo tanto, como consecuencia de ser el Hacedor de este mundo, que es visible en el cielo y en la tierra que nos rodea, Dios era conocido por todas las naciones incluso antes de ser adoctrinados en la fe de Cristo. [San Agustín, Sobre el Evangelio de Juan, Tratado 106: 4 (ML 35, 1910)]