Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:
kerkdienst

3.45 ¿Cómo se estructura la Santa Misa?

La Eucaristía

Todos los domingos o, si es posible, todos los días, nos reunimos como cristianos para encontrarnos con Jesús en la Eucaristía. En la app #TwGOD [> La app] puedes encontrar los textos estándar de la Misa en muchos idiomas diferentes.

La liturgia de la Eucaristía consta de cuatro partes principales:

  1) Los ritos iniciales
  2) La liturgia de la Palabra, en la cual Dios nos habla a través de la Biblia
  3) La liturgia de la Eucaristía, en la cual Jesús se ofrece íntegramente, en su cuerpo y en su sangre
  4) Los ritos de conclusión 

> Leer más en el libro

 
Tras la introducción, Dios habla en la liturgia de la Palabra, Jesús ofrece su vida en la Eucaristía, y somos enviados «al mundo».

La sabiduría de la Iglesia

¿Qué elementos forman necesariamente parte de la Santa Misa?

Toda Santa Misa (celebración eucarística) tiene dos partes principales: la liturgia de la Palabra y la liturgia eucarística en sentido estricto.

 

En la liturgia de la Palabra escuchamos lecturas del Antiguo y del Nuevo Testamento, así como del Evangelio. Además hay lugar para la homilía y para la oración universal. En la liturgia eucarística que sigue se presentan pan y vino, son consagrados y se ofrecen a los fieles para la Comunión. [Youcat 213]

 

¿Cómo está estructurada la Santa Misa?

La Santa Misa comienza con la reunión de los fieles y la entrada del sacerdote y los servidores del altar (acólitos, lectores, cantores, etc.). Tras el saludo viene la confesión general de los pecados, que desemboca en el Kyrie. Los domingos (excepto en los tiempos de Cuaresma y Adviento) y las fiestas se canta o se proclama el Gloria. La oración colecta introduce una o dos lecturas del Nuevo o del Antiguo Testamento, junto con el salmo responsorial. Antes del Evangelio es el momento de entonar el Aleluya. Después de la proclamación del Evangelio el Presbítero o el Diácono pronuncian la Homilía, al menos los domingos y solemnidades. Sólo los domingos y solemnidades la comunidad proclama la fe común en el Credo, al que siguen las preces. La segunda parte de la Santa Misa comienza con la presentación de las ofrendas, que se cierra con la oración sobre las ofrendas. El punto culminante de la celebración eucarística es la Plegaria Eucarística, introducida por el prefacio y el Santo. Luego, en la consagración, se transforman los dones de pan y vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. La Plegaria Eucarística desemboca finalmente en la Doxología, que da paso a la oración del Padrenuestro. Después viene la oración de la paz, el Agnus Dei, la fracción del pan y el reparto de los dones sagrados a los fieles, por lo general, sólo bajo la forma del Cuerpo de Cristo. La Santa Misa finaliza con un tiempo de meditación, la acción de gracias, la oración final y la Bendición que imparte el sacerdote.

 

El Kyrie (Señor, ten piedad)

 

Celebrante. Señor, ¡ten piedad!

Respuesta. Señor, ¡ten piedad!

C. Cristo, ¡ten piedad!

R. Cristo, ¡ten piedad!

C. Señor, ¡ten piedad!

R. Señor, ¡ten piedad!

 

C. Kyrie eleison! R. Kyrie eleison!

C. Christe eleison! R. Christe eleison!

C. Kyrie eleison! R. Kyrie eleison!

 

El Gloria

 

Gloria a Dios en el cielo,

y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos,

te bendecimos, te adoramos,

te glorificamos, te damos gracias,

Señor Dios, Rey celestial,

Dios Padre todopoderoso

Señor, Hijo único, Jesucristo.

Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;

tú que quitas el pecado del mundo,

ten piedad de nosotros;

tú que quitas el pecado del mundo,

atiende nuestra súplica;

tú que estás sentado a la derecha del Padre,

ten piedad de nosotros;

porque sólo tú eres Santo,

sólo tú Señor,

sólo tú Altísimo,

Jesucristo,

con el Espíritu Santo

en la gloria de Dios Padre.

 

Amén.

 

Gloria in excelsis Deo

et in terra pax hominibus bonae voluntatis.

Laudamus te, benedicimus te,

adoramus te, glorificamus te,

gratias agimus tibi propter magnam gloriam tuam,

Domine Deus, Rex caelestis,

Deus Pater omnipotens,

Domine Fili unigenite, Iesu Christe,

Domine Deus, Agnus Dei,

Filius Patris,

qui tollis peccata mundi, miserere nobis;

qui tollis peccata mundi,

suscipe deprecationem nostram.

Qui sedes ad dexteram Patris, miserere nobis.

Quoniam tu solus Sanctus,

tu solus Dominus,

tu solus Altissimus, Iesu Christe,

cum Sancto Spiritu:

in gloria Dei Patris. Amen.

 

Santo

Santo, Santo, Santo es el Señor

Dios del Universo,

Los cielos y la tierra están llenos de tu Gloria

Hosanna en las alturas

Bendito el que viene en nombre del Señor

Hosanna en las alturas.

 

Sanctus, Sanctus, Sanctus Dominus Deus Sabaoth.

Pleni sunt caeli et terra gloria tua.

Hosanna in excelsis.

Benedictus qui venit in nomine Domini.

Hosanna in excelsis.

 

Cordero de Dios

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.

 

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis.

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis.

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, dona nobis pacem.

 

[Youcat 214]

¿Quién preside la celebración eucarística?

En realidad es Cristo mismo quien actúa encada celebración eucarística. El obispo o el presbítero lo representan.

 

La fe de la Iglesia afirma que el celebrante está ante el altar in persona Christi capitis (latín = en la persona de Cristo cabeza). Esto quiere decir que los sacerdotes no sólo actúan en el lugar de Cristo o por su encargo, sino que, a causa de su consagración, es Cristo quien actúa a través de ellos como cabeza de la Iglesia. [Youcat 215]

Esto es lo que dicen los Padres de la Iglesia

En el día del Señor reúnanse para la partición del pan y la acción de gracias y Eucaristía, después de haber confesado sus pecados, para que sea puro su sacrificio. [La Didaché, Cap. 14:1 (F1, 32)]