Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:
reageerbuizen

4.34 ¿Qué tiene de malo la fecundación in vitro (FIV)?

Inseminación artificial, embriones y clonación

En la Fertilización Vitro (IVF) implica la fertilización de células de huevo con espermas en un laboratorio. Múltiples células de huevo son fertilizadas, y solamente una o algunas células son insertadas en el útero. Los embriones restantes son destruidos para investigación o son congelados para utilizarlos más tarde.

¡No es correcto, jugar de esta forma con la vida humana! Los padres jamás son nombrados a sus hijos simplemente por el bien de su propia felicidad, sin importar el costo. Un hijo siempre es un regalo gratuito de Dios.

> Leer más en el libro

En la FIV se fecundan varios embriones, y solo se utilizan 1 o 2. Los demás (¡seres humanos!) son asesinados o congelados como objetos.

La sabiduría de la Iglesia

¿Por qué son inmorales la inseminación y la fecundación artificial?

La inseminación y la fecundación artificial son inmorales, porque disocian la procreación del acto conyugal con el que los esposos se entregan mutuamente, instaurando así un dominio de la técnica sobre el origen y sobre el destino de la persona humana. Además, la inseminación y la fecundación heterónomas, mediante el recurso a técnicas que implican a una persona extraña a la pareja conyugal, lesionan el derecho del hijo a nacer de un padre y de una madre conocidos por él, ligados entre sí por matrimonio y poseedores exclusivos del derecho a llegar a ser padre y madre solamente el uno a través del otro. [CCIC 499]

¿Qué es el robo y qué incluye el séptimo mandamiento?

El robo es la apropiación indebida de un bien ajeno.

Apropiarse injustamente del bien ajeno es una falta contra el séptimo mandamiento; aun cuando el hecho no pueda ser denunciado según la ley civil. Lo que es una injusticia ante Dios, es una injusticia. Pero el séptimo mandamiento no es válido únicamente para el robo, sino también para la retención injusta del salario justo, quedarse con objetos encontrados que se pueden devolver, y los engaños en general. El séptimo mandamiento denuncia también las siguientes prácticas: dar trabajo a empleados en condiciones contrarias a la dignidad humana; no mantener los contratos suscritos; despilfarrar las ganancias sin tomar en consideración la obligación social; elevar o bajar artificialmente los precios; poner en peligro el puesto de trabajo de compañeros que están bajo la tutela de uno; el soborno y la corrupción; inducir a los subordinados a cometer actos ilegales, hacer mal el trabajo o exigir honorarios desproporcionados; derrochar o administrar con descuido las propiedades sociales comunes; falsificar dinero, contabilidades o balances; el fraude fiscal. [Youcat 428]

Esto es lo que dicen los Papas

El principio fundamental ha de ser siempre el de la dignidad de la persona humana, el respeto de sus Derechos fundamentales, inalienables, invocados por la mayoría de nuestros contemporáneos, pero en realidad muy maltratados en un cierto número de regiones de la Tierra. Estos Derechos comprenden naturalmente el respeto a la vida humana, en todas las fases de su desarrollo, desde la concepción hasta la ancianidad, así como el respeto al embrión humano, que no puede ser sometido a experimentos como si se tratase de un objeto. [Papa Juan Pablo II, Mensaje a las Autoridades Civiles en Bélgica, 20 de mayo de 1985]​