Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:
gescheurde aarde

2.12 «Una Iglesia»: entonces, ¿por qué toda esta división entre cristianos?

El origen de la Iglesia

Desde el principio, Jesús quería que todos los creyentes fueran uno (Juan 17: 20-23)Jn. 17: 20-23 No ruego solamente por ellos, sino también por los que, gracias a su palabra, creerán en mí. Que todos sean uno: como Tú, Padre, estás en mí y yo en Ti, que también ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que Tú me enviaste. Yo les he dado la gloria que Tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno – yo en ellos y Tú en mí – para que sean perfectamente uno y el mundo conozca que Tú me has enviado y que los has amado a ellos, como me amaste a mí.. Por eso, es muy doloroso ver que los cristianos están tan divididos. Las causas principales de esta división en varias iglesias y comunidades son la terquedad, los prejuicios y la pecaminosidad de las propias personas.

Es deber de todo cristiano orar por la reunificación de la Iglesia. Si bien es verdad que podemos trabajar con el Espíritu Santo y luchar juntos por esa unidad (Ecumenismo), sólo Dios puede traer la verdadera unidad. 

> Leer más en el libro

Jesús quiso UNA Iglesia, pero nuestra terquedad provocó divisiones. Podemos orar y trabajar por la unidad, pero solo Dios la puede dar.

La sabiduría de la Iglesia

¿Cómo comprometerse en favor de la unidad de los cristianos?

El deseo de restablecer la unión de todos los cristianos es un don de Cristo y un llamamiento del Espíritu; concierne a toda la Iglesia y se actúa mediante la conversión del corazón, la oración, el recíproco conocimiento fraterno y el diálogo teológico. [CCIC 164]

¿También los cristianos no católicos son nuestros hermanos y hermanas?

Todos los bautizados pertenecen a la Iglesia de Cristo. Por eso también los bautizados que están separados de la plena comunión con la Iglesia católica se llaman con razón cristianos y son por ello nuestros hermanos y hermanas.

 

Las rupturas de la única Iglesia de Cristo surgieron por falsificaciones de la doctrina de Cristo, por faltas humanas y por escasa disposición a la reconciliación (con frecuencia en los representantes de ambas partes). Los cristianos de hoy no son responsables de las divisiones históricas de la Iglesia. El Espíritu Santo actúa también en las iglesias y comunidades eclesiales separadas de la Iglesia católica para la salvación de los hombres. Todos los dones en ellas presentes, como por ejemplo la Sagrada Escritura, los sacramentos, la fe, la esperanza, la caridad y otros carismas, proceden de Cristo. Donde habita el Espíritu de Cristo, hay una dinámica interna en dirección a la "reunificación", porque lo que pertenece a un mismo ser tiende a unirse. [Youcat 130]

¿Dónde subsiste la única Iglesia de Cristo?

La única Iglesia de Cristo, como sociedad constituida y organizada en el mundo, subsiste (subsistit in) en la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él. Sólo por medio de ella se puede obtener la plenitud de los medios de salvación, puesto que el Señor ha confiado todos los bienes de la Nueva Alianza únicamente al colegio apostólico, cuya cabeza es Pedro. [CCIC 162]

¿Por qué sólo puede haber una Iglesia?

Así como sólo existe un único Cristo, sólo puede existir un único cuerpo de Cristo, una única esposa de Cristo, y por tanto sólo una única Iglesia de Cristo. Él es la Cabeza; la Iglesia, su Cuerpo. Juntos forman el "Cristo total" (san Agustín). Así como el cuerpo tiene muchos miembros, pero es solamente uno, así la Iglesia una existe en y está formada por muchas Iglesias particulares (diócesis).

 

Jesús edificó su Iglesia sobre el fundamento de los apóstoles, que permanece hasta hoy. Es la Iglesia que subsiste en la Iglesia católica. La fe de los apóstoles, bajo la dirección del ministerio de Pedro, que "preside en la caridad" (san Ignacio de Antioquía), se transmitió en la Iglesia de generación en generación. También los sacramentos, que Jesús confió al colegio apostólico, siguen actuando con la misma fuerza de su origen. [Youcat 129]

¿En qué sentido la Iglesia es santa?

La Iglesia es santa porque Dios santísimo es su autor; Cristo se ha entregado a sí mismo por ella, para santificarla y hacerla santificante; el Espíritu Santo la vivifica con la caridad. En la Iglesia se encuentra la plenitud de los medios de salvación. La santidad es la vocación de cada uno de sus miembros y el fin de toda su actividad. Cuenta en su seno con la Virgen María e innumerables santos, como modelos e intercesores. La santidad de la Iglesia es la fuente de la santificación de sus hijos, los cuales, aquí en la tierra, se reconocen todos pecadores, siempre necesitados de conversión y de purificación. [CCIC 165]

¿Es católica la Iglesia particular?

Es católica toda Iglesia particular, (esto es la diócesis y la eparquía), formada por la comunidad de los cristianos que están en comunión, en la fe y en los sacramentos, con su obispo ordenado en la sucesión apostólica y con la Iglesia de Roma, «que preside en la caridad» (San Ignacio de Antioquía). [CCIC 167]

¿Por qué se llama católica la Iglesia?

"Católico" (del griego katholon) quiere decir estar referido a la totalidad. La Iglesia es católica porque Cristo la ha llamado a confesar toda la fe, a conservar y dispensar todos los sacramentos y a anunciar a todos la Buena Noticia; y la ha enviado a todos los pueblos. [Youcat 133]

¿Quién pertenece a la Iglesia católica?

Pertenece a la plena comunión con la Iglesia católica quien se vincula a Jesucristo en unidad con el Papa y los obispos mediante la confesión de la fe católica y la recepción de los sacramentos.

 

Dios quiso una Iglesia para todos. Por desgracia los cristianos hemos sido infieles a este deseo de Cristo. Sin embargo hoy aún estamos estrechamente unidos entre nosotros mediante la fe y el bautismo común. [Youcat 134]

¿Por qué la Iglesia se llama apostólica?

La Iglesia se llama apostólica porque, fundada sobre los apóstoles, mantiene su tradición y es guiada por sus sucesores.

 

Jesús llamó a los apóstoles como sus más estrechos colaboradores. Fueron sus testigos oculares. Después de su Resurrección se les apareció en varias ocasiones. Les concedió el Espíritu Santo y los envió como sus mensajeros autorizados por todo el mundo. En la Iglesia primitiva eran los garantes de la unidad. Su misión y poder los transmitieron, mediante la de las manos, a los obispos, sus sucesores. Así se hace hasta hoy. Este proceso se denomina sucesión apostólica. [Youcat 137]

Esto es lo que dicen los Padres de la Iglesia

Dado que la Iglesia, instituida por el Señor y fortalecida por los Apóstoles, es la única Iglesia de todos... no se puede negar que la separación de la fe se ha producido como resultado de una comprensión [defectuosa], mientras que la que se leyó fue adaptada a las opiniones de uno, en vez de que los puntos de vista sean sumisos a lo que se leyó. [San Hilarión, Sobre la Trinidad, Libro. 7, cap. 4 (ML 10, 202)]