Todos los Tweets
prev
Anterior:3.29 ¿Por qué ayunamos durante cuarenta días?
next
Siguiente:3.31 ¿Tengo que ir a la iglesia el Viernes Santo?

3.30 ¿Qué es eso del «triduo Pascual», que comienza el Jueves Santo?

Grandes fiestas de la Iglesia

Jesús fue torturado, murió y resucitó de entre los muertos en tres días ("Triduum" en latín). Éste es el núcleo de la fe cristiana. El Jueves Santo recordamos la Última Cena, la última comida de Jesús con sus amigos.

En este día Jesús instituyó la Eucaristía, junto con el sacerdocio. El Viernes Santo recordamos el sufrimiento y la muerte de Jesús. Durante la Vigilia Pascual recordamos que Jesús resucitó de entre los muertos.

> Leer más en el libro

Jesús padeció, murió y resucitó en tres días (triduo Pascual). El Jueves Santo se conmemora la institución de la Eucaristía y el sacerdocio.
La sabiduría de la Iglesia

¿Qué sucedió en la Última Cena?

Jesús lavó los pies a sus discípulos la víspera de su muerte; instituyó la Eucaristía e inauguró el sacerdocio de la Nueva Alianza.

 

Jesús mostró su amor hasta el extremo de tres maneras: lavó los pies a sus discípulos y mostró que está entre nosotros como el que sirve (cf. Lc 22,27). Anticipó simbólicamente su muerte redentora, pronunciando sobre los dones del pan y del vino estas palabras: "Este es mi cuerpo, que se entrega por vosotros" (Lc 22,19s). De este modo instituyó la Sagrada Eucaristía. Y al mandar a sus apóstoles: "Hagan esto en memoria mía" (1ª Cor 11,24b), los convirtió en sacerdotes de la Nueva Alianza. [Youcat 99]

Esto es lo que dicen los Papas

“Hagan esto en conmemoración mía” (Lc 22, 19) … Los Apóstoles que participaron en la Última Cena, ¿comprendieron el sentido de las palabras que salieron de los labios de Cristo? Quizás no. Aquellas palabras se habrían aclarado plenamente sólo al final del Triduum sacrum, es decir, el lapso que va de la tarde del jueves hasta la mañana del domingo… En cada celebración eucarística, los ojos del alma se dirigen al Triduo pascual: a lo que ocurrió la tarde del Jueves Santo, durante la Última Cena y después de ella. [Papa Juan Pablo II, Ecclesia de Eucharistia, n. 2-3]