Todos los Tweets
Anterior:
Siguiente:
opspattend water

3.36 ¿Cuál es el efecto del bautismo?

Los sacramentos

A través del bautismo de agua, Dios nos adopta como a hijos propios. Desde ese momento formamos parte de su Iglesia, la gran familia de los cristianos. La persona que recibe el bautismo (o sus padres) promete hacer todo lo posible para vivir una buena vida cristiana y rechazar todo lo que es malo.

Este sacramento lava nuestro "pecado original", el mal que heredamos de nuestros antepasados. Todos los pecados que el bautizado ha cometido hasta ese momento también son 'lavados' y perdonados. ¡De esta manera, nuestra nueva vida como cristiano comienza con una pizarra limpia! Desde el momento de nuestro bautismo, el Espíritu Santo nos ayuda a vivir como buenos cristianos (I Cor. 12:13)I Cor. 12:13: Porque todos hemos sido bautizados por un solo Espíritu en un solo cuerpo - seamos judíos o griegos, esclavos o libres - y a todos se nos dio el mismo Espíritu para beber..

> Leer más en el libro

El bautismo nos hace hijos de Dios
y miembros de la Iglesia. Limpia el pecado original y los pecados personales. Nos asiste el Espíritu Santo.

La sabiduría de la Iglesia

¿Desde cuándo y a quién administra la Iglesia el Bautismo?

Desde el día de Pentecostés, la Iglesia administra el Bautismo al que cree en Jesucristo. [CCIC 255]

¿Quién puede bautizar?

Los ministros ordinarios del Bautismo son el obispo y el presbítero; en la Iglesia latina, también el diácono. En caso de necesidad, cualquiera puede bautizar, siempre que tenga la intención de hacer lo que hace la Iglesia. Éste derrama agua sobre la cabeza del candidato y pronuncia la fórmula trinitaria bautismal: “Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. [CCIC 260]

¿Hay salvación posible sin el Bautismo?

Puesto que Cristo ha muerto para la salvación de todos, pueden salvarse también sin el Bautismo todos aquellos que mueren a causa de la fe (Bautismo de sangre), los catecúmenos, y todo aquellos que, bajo el impulso de la gracia, sin conocer a Cristo y a la Iglesia, buscan sinceramente a Dios y se esfuerzan por cumplir su voluntad (Bautismo de deseo). En cuanto a los niños que mueren sin el Bautismo, la Iglesia en su liturgia los confía a la misericordia de Dios. [CCIC 262]

¿Cuáles son los efectos del Bautismo?

El Bautismo perdona el pecado original, todos los pecados personales y todas las penas debidas al pecado; hace participar de la vida divina trinitaria mediante la gracia santificante, la gracia de la justificación que incorpora a Cristo y a su Iglesia; hace participar del sacerdocio de Cristo y constituye el fundamento de la comunión con los demás cristianos; otorga las virtudes teologales y los dones del Espíritu Santo. El bautizado pertenece para siempre a Cristo: en efecto, queda marcado con el sello indeleble de Cristo (carácter). [CCIC 263]

¿Qué es el Bautismo?

El Bautismo es el camino que lleva desde el reino de la muerte a la Vida; la puerta de entrada a la Iglesia y el comienzo de una comunión permanente con Dios.

 

El Bautismo es el sacramento fundamental y la condición previa de todos los demás sacramentos. Nos une a Jesucristo, nos introduce en su muerte salvífica en la Cruz, y por ello nos libera del poder del pecado original y de todos los pecados personales y nos permite resucitar con él a una vida sin fin. Puesto que el Bautismo es una alianza con Dios, el hombre debe dar su “sí” a Dios. En el bautismo de niños los padres confiesan la fe en representación de su hijo. [Youcat 194]

¿Cómo se administra el Bautismo?

La forma clásica de administrar el Bautismo es sumergir al bautizando tres veces en el agua. No obstante, en la mayoría de los casos se derrama tres veces agua sobre la cabeza, al tiempo que quien administra el sacramento dice: “N., yo te bautizo en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.

 

El agua simboliza purificación y nueva vida, lo que ya se expresaba en el bautismo de conversión de Juan el Bautista. El Bautismo que se administra con agua en "nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo" es más que un signo de conversión y penitencia, es nueva vida en Cristo. Por eso se añaden también los signos de la unción, la vestidura blanca y la vela del bautismo. [Youcat 195]

¿Por qué mantiene la Iglesia la práctica del Bautismo de niños?

La Iglesia mantiene desde tiempos inmemoriales el Bautismo de los niños. Para ello hay una única razón: antes de que nosotros optemos por Dios, Dios ya ha optado por nosotros. El Bautismo es, por tanto, una gracia, un regalo inmerecido de Dios, que nos acepta incondicionalmente. Los padres creyentes que quieren lo mejor para su hijo, quieren también el Bautismo, en el cual el niño es arrancado del influjo del pecado original y del poder de la muerte.

 

El Bautismo de niños supone que los padres cristianos educan al niño bautizado en la fe. Es una injusticia privar al niño del Bautismo por una liberalidad mal entendida. Lo mismo que no se puede privar al niño del amor, para que después pueda él mismo decidirse por el amor, sería una injusticia si los padres creyentes privaran a su hijo de la gracia de Dios recibida en el Bautismo. Así como todo ser humano nace con la capacidad de hablar, pero debe aprender a hablar, igualmente todo hombre nace con la capacidad de creer, pero debe aprender a conocer la fe. No obstante, no se puede imponer el Bautismo a nadie. Si se recibe el Bautismo de niño, hay que “ratificarlo” después personalmente a lo largo de la vida; es decir, hay que decir “sí” al Bautismo para que éste dé fruto. [Youcat 197]

¿Es realmente el Bautismo el único camino para la salvación?

Para todos los que han recibido el Evangelio y han conocido que Cristo es “el camino y la verdad y la vida” (Jn 14,6), el Bautismo es el único acceso a Dios y a la salvación. Al mismo tiempo es cierto, sin embargo, que Cristo murió por toda la humanidad. Por eso pueden salvarse también quienes no tuvieron oportunidad de conocer verdaderamente a Cristo ni la fe, pero, con la ayuda de la gracia, buscan a Dios con un corazón sincero y llevan una vida según su conciencia (el llamado Bautismo de deseo).

 

Dios ha vinculado la salvación a los Sacramentos. Por ello la Iglesia debe ofrecerlos incansablemente a todos. Abandonar la misión sería traicionar el encargo de Dios. Pero Dios mismo no está sujeto a los sacramentos. Allí donde la Iglesia -sea por su culpa o sea por otras razones- no llega o no tiene éxito, Dios mismo abre otros caminos para la salvación en Cristo. [Youcat 199]

¿Por qué los cristianos deben procurar elegir en el Bautismo los nombres de grandes santos?

No hay mejores ejemplos que los santos y tampoco mejores intercesores. Si mi patrono es un santo, tengo un amigo junto a Dios. [Youcat 202]

Esto es lo que dicen los Padres de la Iglesia

¡Feliz es el sacramento de nuestra agua, en el cual, al lavar los pecados de nuestra ceguera temprana, somos liberados, [y admitidos] a la vida eterna!... Pero nosotros, pequeños peces, después del ejemplo de nuestro IXTHUS (= pez) Jesucristo, que nacemos en agua, no tenemos seguridad de ninguna otra manera sino permaneciendo sumergidos en [esa] agua. [Tertuliano, Sobre el Bautismo, Cap. 1 (ML 1, 1197)]

 

¿Qué viste? Agua, ciertamente, pero no solo agua; viste a los diáconos ministrando allí, y al obispo haciendo preguntas y santificando... Cree, entonces, que la presencia de la Deidad está allí. ¿Crees que funciona y no crees en la presencia? ¿De dónde debería proceder el trabajo a menos que la presencia fuera anterior? [San Ambrosio, Sobre los misterios, Cap. 3: 8 (ML 16, 391)]

What did you see? Water, certainly, but not water alone; you saw the deacons ministering there, and the bishop asking questions and hallowing.... Believe, then, that the presence of the Godhead is there. Do you believe the working, and not believe the presence? Whence should the working proceed unless the presence went before? [St. Ambrose, On the Mysteries, Chap. 3:8 (ML 16, 391)]